Las ventanas de utlizar esta técnica en la cirugía animal son muchas y los tiempos de recuperación se reducen notablemente respecto a técnicas más invasivas.

  • Cirugía laparoscópicaMenor incisión o herida quirúrgica que en muchos casos es prácticamente despreciable. Sirva como ejemplo la castración de una perra de más de cuarenta kilos, dónde el tamaño de la herida es de uno a dos centímetros.
  • Como las heridas ocasionadas con esta técnica son mínimas, no suelen existir riesgos de eventración de ningún tipo de víscera u órgano, esto quiere decir que no vamos a tener peligro de producir hernias por rotura de puntos internos.
  • En algunos casos no hay corte en la musculatura, ya que se utiliza un trocar laparoscópico para separar las fibras musculares y tener un punto de acceso durante la cirugía. Una vez retirado, las fibras musculares vuelven a su sitio.
  • Reducción de la respuesta inflamatoria y del dolor postoperatorio.
  • No se dan puntos de piel, por lo que no existe el peligro de que se los arranquen ni que le llame la atención a la mascota y que pueda andar con ellos. Usamos una sutura intradérmica o pegamento especial para tejidos (de todas formas recordar que las heridas no suelen llegar al centímetro de longitud).Cirugía laparoscópica
  • Disminuye sistemáticamente el tiempo de estancia hospitalaria de la mascota. Existe un mínimo riesgo de infección y las inflamaciones derivadas de la cirugía son mínimas lo que posibilita que el animal pueda dejar la clínica incluso en el mismo día.
  • El no llevar puntos a la vista la mascota no nota nada extraño que le moleste o entorpezca y de esta manera nos evitamos el uso de collares isabelinos que suelen desconcertar y deprimir a la mascota.
  • Menor tamaño de la herida también implica menos dolor, menos molestias en el postoperatorio por lo que normalmente después de que les pase el efecto de la anestesia ya pueden moverse con normalidad por lo que no debemos tener miedo a si corren o saltan después de una castración ya que no existe ningún peligro.
  • La visibilidad que ofrece la cámara permite controlar perfectamente todo lo que hacemos, vemos perfectamente lo que coagulamos y lo que cortamos y como queda en su sitio, cosa que con la técnica convencional es complicado a no ser que hagamos incisiones desproporcionadas con el consiguiente dolor para la mascota y sus posibles complicaciones.

 

Lo cuidamos como tú

Cirugía Laparoscópica

Anteriores Cargando... Siguientes

Tarifas planas

Vetersalud

 

Avda. Rosalía de Castro, 106. 15703 Santiago de Compostela (A Coruña) TEL 981 59 72 17
MAIL cosmopet@vetersalud.com / CCS & XHTML (validados) / Aviso legal